Confidencias al3

Votar al cubo

Pues sí. Ya es definitivo. Este año nos vamos a hartar a votar. ¿No querías caldo? Pues toma dos tazas. El domingo 28 de abril las elecciones generales. Y el domingo 26 de mayo -¡Agárrate que vienen curvas!- las municipales, las autonómicas y las europeas. Que o lo colocan todo bien clarito en las mesas o a más de uno o una se nos cruza el cable, y mandamos a las europeas al candidato o candidata de las municipales o autonómicas o viceversa. Aunque tal y como está la cosa, os confieso que estoy en ese punto, en el que no me convence nadie y no me creo nada. Y lo que más me apetece es mandarles a todos y a todas a la Conchinchina (como diría mi madre). – Un inciso: que resulta que existe este sitio, que creía yo que sólo existía en el imaginario de mi progenitora. Es la Cochinchine en Vietnam – Pues bien, allí mandaría a toda la clase política sin excepción.

Votar al cubo

Confieso además que no me siento cercana a ningún candidato o candidata, y a ninguna propuesta en su totalidad. Aunque mentiría si no dijera, que hay propuestas que chocan directamente con mi conciencia mujeralcubo y que por principios no voy ni a valorar. Pero aunque tuviera las cosas claras (que no las tengo) de nada serviría, porque no van a salir propuestas puras sino lo que he dado en llamar “propuestas digievolucionadas”. Es decir las propuestas resultantes de los pactos y que podríamos definir haciendo un símil con la evolución de los «digimon», como propuestas más grandes, poderosas pero con un toque oscuro; pues los apoyos conllevan siempre concesiones con las que no tengo nada claro vaya a estar de acuerdo. Y digo esto porque no confío nada en la capacidad de la clase política por un lado, para pensar en la ciudadanía por encima de sus intereses partidistas y por otro, porque cuando el poder lo sienten cerca el viento suele llevarse las promesas electorales.

Así que como veréis ando confusa con cómo ejercer con responsabilidad (como nos indican debemos hacerlo nuestra clase política), como si ellos y ellas predicarán con el ejemplo… y a quien votar. Menos mal que todavía me quedan unos meses para pensar. Espero que aprovechen bien el tiempo los candidatos y las candidatas y no terminen por desmotivarme del todo. De ser así a lo mejor deberíamos plantearnos crear un partido mujeresalcubo…