Confidencias al3

PÁ LA BUCHACA

 

-Pá la buchaca- eso debieron pensar los bancos nada más conocer la decisión del Tribunal Supremo de: “donde dice digo, digo diego” o lo que es lo mismo: que esa idea que aseguraba que el único interesado en elevar a escritura pública la hipoteca era el banco, y por lo tanto debía ser él quien pagará el impuesto, había sido un lapsus del Supremo. -¡Que un día malo lo tiene cualquiera!- Hasta estos señores tan listísimos se equivocan y no pasa nada… Aunque nos hayan puesto los dientes largos a media España. Yo ya tenía varias ideas de donde invertir el dinero recuperado, ahora que se acerca el periodo Navideño.

 

Pero como la alegría dura poco en la casa del pobre (como decía mi padre), otra vez nos tocó perder. Y es que imagino que una vez tomada la primera decisión, echaron cuentas (que ya las podían haber echado antes…) y la toga no les llegó al cuello, y si lo hizo les apretaba con fuerza ahí o en otro sitio. Así que decidieron reunirse nuevamente al intuir la repercusión económica y social del fallo. Digo yo, que esa repercusión de la que hablan los entendidos se refiere a la repercusión negativa de la medida en los bancos, que eran los que debían rascarse las arcas. Un inciso: ¿a algunos de esos bancos no los rescatamos nosotros, rascándonos nuestros bolsillos en tiempos de crisis…? Porque lo que es al ciudadano de a pie la repercusión económica y social de la medida no podía ser más positiva: dinerito fresquito.

 

Parece ser que también se plantearon un: “ni pá ti, ni pá mí”. Es decir: aceptamos que quien tiene que pagar el impuesto sea el banco pero empezamos a partir de mañana. Lo de antes: Santa Rita, Rita, lo que se da no se quita. Pero ni por esas. Parece ser que esta solución intermedia es muy complicada legalmente (aunque entre nosotras, para lo que quieren siempre encuentran soluciones…)

 

Pero no perdáis la esperanza mujeresalcubo que esto todavía no ha terminado. La decisión del Supremo será recurrida ante el Tribunal Constitucional por la Empresa Municipal de Rivas. Así que tendremos que esperar. Aunque pensándolo bien, si al final conseguimos recuperar ese dinero, miedo me da como harán para recuperar los bancos lo perdido: ¿subirán las hipotecas, las comisiones de apertura? Porque si algo tengo claro es que la banca nunca pierde.