La historia jamás contada del 12 de octubre

Reconozco amigas y amigos de mujeresalcubo que no soy yo muy dada a ver desfiles, me aburren soberanamente, a no ser que participe en ellos, pero igualmente confieso, que todos los años estoy pendiente del desfile del 12 de octubre, porque me declaro fan incondicional de la cabra de la Legión. Que además ahora con esto de la Igualdad debería un año desfilar la cabra y al año siguiente el macho cabrío o “cabrón” (Me perdonen ustedes, que no lo digo yo, que lo dice la RAE que al macho de la cabra se le llama macho cabrío o cabrón) por eso de la paridad ¿no les parece?. Pues bien, indagando por Internet, resulta que la mascota de la Legión, no es una cabra o macho cabrío sino un carnero (que si les digo la verdad, desconozco la diferencia entre ambos y no me he parado tampoco a buscarla), aunque desfilen en algunas ocasiones cabras o machos cabríos.

 

Pero ¿de dónde viene la tradición de las mascotas militares?. Pues bien, parece ser que antaño las tropas solían llevarse con ellas ganado para poder alimentarse (leche y carne). Y ya se sabe que en estas misiones que duraban tanto tiempo, terminaban encariñándose con el animal (imagino que entre los pocos que quedaran después de tan largo viaje…) al que indultaban y pasaba a formar parte de la tropa como uno más. En el caso de la Legión parece ser que no ha sido siempre la mascota una cabra, sino que ha habido a lo largo de los tiempos varias mascotas elegidas entre la fauna autóctona: monos originarios de Ceuta, gacelas típicas del Sahara, loros que decían palabras soeces (Wikipedia. Entrevista “El Mundo” a José Luis Rodríguez Jiménez), y ahí quien habla hasta de osos!!!

 

En cualquier caso, para mí, la mascota de la Legión es la cabra. Y no desfila de cualquier manera, sino que lo hace con sus mejores galas, manto bordado con el correspondiente emblema tradicional, gorrillo legionario coronando su cabeza, y siguiendo el ritmo que marca su dueño a la perfección. Que más quisiera yo que mi Kira -Beagle cabezón donde los haya- me siguiera a mí con la soltura que lo hace la cabra de la Legión. Que si tuviera que desfilar con Kira, al primer viento rompía filas y no la paraban ni los tanques…

 

Así que mañana me tenéis pendiente de la Cabra o del Macho Cabrío (que no he conseguido encontrar si es hembra o macho, ni como se llama) y de su esperado desfile.